X
post 12 octubre calentador | ¿Cómo funciona el termostato de un boiler?

¿Cómo funciona el termostato de un boiler?

Un boiler, o calentador de agua, es un electrodoméstico que nos ayuda a aumentar la temperatura del agua de nuestro hogar de forma constante, y nos provee de agua caliente cada vez que lo necesitemos. Una de las piezas más importantes de este equipo es el termostato, ya que nos permite ajustar la temperatura del agua controlando el nivel de la flama. Conocer cómo funciona el termostato es importante, ya que podrás comprender cómo se regula y cómo repararlo, de ser necesario. 

En Avera queremos hacer tu vida más fácil, y es por eso que hoy te explicamos cómo funciona el termostato de un boiler, cómo verificar si está dañado, y cómo puedes repararlo fácilmente. 

Funcionamiento del termostato de un boiler

Aunque cada tipo de boiler tiene un funcionamiento diferente, podríamos generalizar en que el termostato de todos tiene el mismo objetivo y una función similar. El termostato es la pieza encargada de regular y mantener la temperatura del agua, lo cual hace controlando la llama. Cuando el agua está fría, el termostato detecta el cambio y envía la orden para que el quemador se encienda. Cuando el agua llega a la temperatura programada, se envía la señal para que se apague. Pero, ¿exactamente cómo ocurre?

El termostato utiliza la expansión térmica para determinar si hay que calentar agua o no. En ausencia de calor o temperatura ambiente, las placas del termostato se encuentran unidas al circuito, lo cual enciende la llama que calienta el agua. Una vez que el agua eleva la temperatura y alcanza el nivel que queremos, las placas se separan del circuito, apagando así la llama. Esto se repite de forma automática, gracias al piloto, para mantener constantemente la temperatura correcta. 

¿Cómo funciona el termostato de un boiler de gas?

El termostato de un boiler de gas tradicional es una perilla con diferentes modos: apagado, cuando todo el equipo está apagado; piloto, que es el primer paso del encendido; tibio y máximo, que son las temperaturas a elegir. En otros modelos encontramos otras funciones, como niveles extra de temperatura o el encendido eléctrico a través de pilas. 

En este caso, el termostato regula el nivel de la llama, dependiendo del modo que elijamos. Cuando el agua llega a la temperatura adecuada, envía la señal para que se apague. Sin embargo, si la temperatura llega a bajar, las placas se conectan al circuito nuevamente, y la llama comienza a calentar el agua otra vez. 

Esto es posible gracias al piloto del boiler. ¿Qué es el piloto? Es la pieza que se encarga de mantener la pequeña llama original para encender de forma automática el quemador cada vez que la temperatura del agua baje. 

¿Cómo funciona el termostato del boiler eléctrico?

El termostato, como tal, funciona de forma similar en un boiler eléctrico. La única diferencia es que no posee piloto y no controlamos la llama, sino las resistencias eléctricas. El termostato detecta cuando la temperatura baja, y envía la señal para encender las resistencias nuevamente. Una vez se alcanza la temperatura que queremos, el termostato apaga las resistencias. 

¿Cómo saber si el termostato está dañado y cómo repararlo?

Existen muchas señales que te pueden indicar si tu termostato está dañado. Por ejemplo, si no enciende el piloto del boiler, es posible que el termostato no esté funcionando correctamente y esté bloqueando el paso del gas al quemador o la chispa que enciende el piloto. 

Otras señales de que el termostato puede estar dañado son: que la temperatura del agua no sea acorde con la que marca el termostato; que al girar la perilla para dar gas al piloto, este no circule; que haya un escape de combustible; o que la perilla no gire. Estos factores te pueden indicar que algo está ocurriendo con la pieza y que necesita de reparación o reemplazo. 

¿Cómo repararlo? Dependiendo del problema, existen algunos métodos. Nuestra primera recomendación es que revises si las roscas que sujetan el termopar al termostato están apretadas. A veces, cuando estas se aflojan, dan la impresión de que el termostato se ha dañado, pero una vez aprietas las roscas nuevamente, volverá a funcionar. 

Otra solución puede ser que la pieza requiera de mantenimiento. Como todo equipo que tiene uso constante, es importante realizar un mantenimiento para que todas las piezas se encuentren en perfecto estado. Con una limpieza profunda, el termostato se encontrará en óptimas condiciones. 

La última opción es que necesites calibrar nuevamente el termostato. Esta pieza está sometida a constante uso y actividad, y existe la posibilidad de que esté desajustada. Si la perilla no gira, o la temperatura del agua no es regular, puedes intentar quitar la perilla y ajustar el eje que se encuentra en su interior. De esta forma, ajustas nuevamente la pieza para que funcione correctamente. 

Si ninguna de estas opciones solucionan el problema, entonces nuestra recomendación es reemplazar el termostato. Como cualquier otro equipo, algunos de sus componentes se desgastan con el tiempo y requieren de un reemplazo. El termostato es una pieza económica que se vende por separado, así que podrás conseguirla rápidamente.

Carrito de compra
Scroll to Top