X

Visita También
Todo para ejercitarte en casa

Visita También
Todo para ejercitarte en casa

¿Desde cuándo existen los calentadores de agua? – Descubre la historia del boiler

No hay nada mejor que disfrutar de un buen baño caliente en un día frío, por eso el calentador de agua se ha convertido en un electrodoméstico que podemos encontrar en la gran mayoría de las casas. ¿Alguna vez te has preguntado desde cuando existen los calentadores de agua y cómo se inventaron? Hoy nos adentraremos un poco en la historia de este útil aparato para conocer más acerca de su evolución hasta llegar a los modelos que conocemos actualmente.

¿Cuándo se inventó el primer calentador de agua?

La necesidad de bañarse con agua caliente ha existido prácticamente desde siempre, ya que los humanos han vivido durante siglos en zonas con climas fríos, sin embargo, antes de la existencia de los primeros boilers, se tenían que utilizar métodos creativos para lograr calentar el agua.

Unos de los primeros en utilizar agua caliente en el baño fueron los romanos, hace más de 2000 años. Su cultura de higiene personal y el uso de acueductos para hacer llegar el agua desde los ríos hasta las edificaciones fueron algunos de sus aportes más grandes a la humanidad. Para esa época solo los más privilegiados podían utilizar los baños comunitarios, y para aumentar la temperatura del agua, esta se vertía sobre piedras calientes. Así se crearon también los primeros saunas.

Uno de los primeros calentadores de agua se inventó en el año 1767, por Horace de Saussure, y funcionaba a través de la luz solar. Se trataba de una caja de cristal con una capa de algún aislante térmico en el exterior; por dentro estaba pintada de negro, a excepción de la tapa superior, por donde entraban los rayos solares. Esto hacía que el calor se concentrara y calentara el agua, llegando a superar los 100 grados.

Pero el primer boiler instantáneo se inventó en 1868, en Londres, por Benjamin Waddy Maughan. Su funcionamiento era similar al de los boilers modernos, contaba con una caldera, un quemador a gas en la parte inferior y una serie de tuberías que permitían que el agua llenara el tanque y una vez caliente llegara al baño. Sin embargo, como la instalación se realizaba en el interior de las viviendas, este prototipo era peligroso.

Más adelante en el año 1880, el inventor Edwin Ruud creó el primer calentador a gas con tanque, que no solo era capaz de calentar el agua de forma automática, sino que permitía almacenarla a la temperatura deseada hasta el momento de su uso. Este invento se popularizó en todo el mundo por su efectividad y por ser mucho más seguro que otros prototipos, lo que revolucionó completamente los métodos de calefacción de agua en todo el mundo, además de la higiene personal, permitiendo que darse un baño fuera mucho más sencillo y cómodo.

Tipos de calentadores de agua en el mercado

Desde la creación del boiler automático de Ruud, la popularidad de estos aparatos no dejó de crecer hasta llegar a convertirse en un electrodoméstico esencial para cualquier vivienda, oficina o empresa, en especial las ubicadas en zonas con temporadas de invierno. Esto también dio paso a la creación de nuevos modelos de calentadores de agua, incorporando nuevas tecnologías, como los boilers eléctricos, hasta llegar a los modelos que podemos comprar actualmente.

Estos son los tipos de calentadores de agua más populares:

Calentadores instantáneos a gas

Son todos los modelos cuyo funcionamiento es básicamente el mismo que el del boiler de Edwin Ruud. Su característica principal es poder activar automáticamente la combustión al detectar el flujo de agua en el interior del tanque. Una vez que el tanque está lleno, el sensor apaga el fuego y el tanque puede mantener la temperatura del agua durante un tiempo. Aún encontramos boilers con este tipo de funcionamiento.

Entre sus ventajas se encuentra poder producir una gran cantidad de agua caliente. Se pueden usar con instalaciones de gas LP o gas natural. Los modelos modernos cuentan con un termostato que apaga el quemador en el momento que el agua llega a la temperatura deseada.

Calentadores eléctricos

Estos calentadores funcionan con una resistencia eléctrica en el interior del tanque que puede calentar el agua rápidamente y luego almacenarla a la temperatura deseada hasta su uso. Estos boilers son muy populares y se pueden encontrar en diferentes tamaños para calentar desde 15 hasta 300 litros de agua.

La principal ventaja de los boilers eléctricos es que su instalación es realmente sencilla, pueden instalarse en el interior de la vivienda y son perfectos para zonas en las que no hay instalaciones de gas natural o es complicado conseguir gas envasado.

Calentadores solares

Son el tipo de boiler más ecológico, ya que no utiliza ningún tipo de combustible o electricidad para poder calentar el agua. Estos calentadores cuentan con un tanque de almacenamiento y un panel para captar la energía solar.

Aunque son muy útiles y pueden calentar el agua hasta los 70º o más, dependen completamente de la luz solar, por lo que no funcionan en climas nublados o lluviosos, los cuales son muy comunes en invierno. Por esta razón son mayormente utilizados en combinación con un sistema eléctrico o de gas.

Calentadores de paso

La mayoría funcionan con una instalación de gas natural o gas LP, aunque también se pueden conseguir modelos eléctricos. Funcionan calentando el agua mientras pasa por el interior del aparato, así que son bastante prácticos porque no se necesita esperar que el agua se caliente, además de solo usar combustible para calentar el agua que se usa mientras la llave está abierta.

Se puede regular la temperatura hasta los 80º, consumen hasta un 70% menos de gas que los calentadores de depósito y ocupan menos espacio que cualquier otro tipo de boiler. Estos calentadores deben tener un flujo continuo de agua para poder funcionar correctamente.

Aunque se han inventado otros tipos de artefactos para calentar el agua a nivel doméstico, los que acabamos de mencionar han probado ser los más recomendados por su funcionalidad. Como puedes notar, los métodos para calentar agua han evolucionado mucho desde sus inicios en la antigua roma y afortunadamente hoy en día podemos gozar de un buen baño caliente con solo abrir la llave en el baño.

Carrito de compra
Scroll to Top