X

Visita También
Todo para ejercitarte en casa

Visita También
Todo para ejercitarte en casa

¿Es verdad que el microondas da cancer? Mitos y verdades de su uso.

Calentar o cocinar alimentos usando microondas, se ha convertido en una constante en los últimos tiempos. Éste tipo de horno ha venido a revolucionar los tiempos en la cocina gracias a las ondas que genera pero, ¿el horno microondas genera radiación que provoca cáncer? Está contraindicado si queremos conservar la mayor cantidad de nutrientes en los alimentos? ¿Es un electrodoméstico seguro para nuestra salud?

El día de hoy queremos despejar todas tus dudas respecto a la cocción de alimentos y uso de este aparato para que sepas cuando una mito o una realidad.

¿Es peligroso cocinar en microondas debido a la potencia?

Desafortunadamente, hay algunos sitios de Internet falsos que afirman que los alimentos que se calientan o cocinan en el microondas serían peligrosos para la salud desde ya te decimos que esto es un mito.

El hecho de que los alimentos se calienten se debe a que el agua tiene unas propiedades muy extrañas. Debido a las cargas inherentes, las moléculas de agua se ven obligadas a hacer fricción, lo que genera calor.

La comida no se vuelve radiactiva cuando las microondas calientan la comida. De hecho las microondas se pueden comparar con la luz visible que desaparece por completo cuando se apaga una lámpara. 

De hecho, los microondas tampoco modifican los alimentos de otra forma que no sea el calentamiento convencional. No hay pérdida de aminoácidos ni aumento de azúcar en tu comida cuando los calientas o cocinas en el micro.

Las discusiones sobre los efectos en la salud del calentamiento por microondas se han centrado más en la poca radiación en el exterior de un horno de microondas, si pudiera, por ejemplo, causar cáncer al dañar el ADN de las células.

Sin embargo, la mayoría de los expertos y todo un equipo médico creen que las ondas no tienen suficiente energía para causar este tipo de daño ni al cerebro, ni a ninguna parte del cuerpo.

Cómo funciona el microondas y su temperatura

El horno de microondas funciona generando un campo electromagnético de alta frecuencia que emite -justamente- microondas. Estas microondas se absorben cuando golpean los alimentos y se convierten en energía térmica. 

Este se alimenta con corriente en pulsos y luego se forman campos electromagnéticos. Las moléculas polares, principalmente agua, comienzan a vibrar. Cuando se ponen en movimiento, se genera calor, lo que hace que la comida se caliente. 

Sin embargo, no hay nada de cierto en el hecho de que el consumo de alimentos calentados por microondas pueda causar riesgos para la salud. No hay estudios científicos que lo demuestren, pero sabemos que es información que se difunde.

Impacto en la comida y la nutrición

Lo que se sabe es que la comida calentada en el microondas puede calentarse mucho. El calor, a su vez, provoca que algunas estructuras proteicas en alimentos como la leche materna cambien de forma y función y que las vitaminas sensibles al calor, por ejemplo la de las verduras se descompongan.  Pero no pasa nada con los flavonoides.

Pero ¡ojo! esto también sucede cuando calientas la comida en la estufa. Por lo tanto, es el calor el que hace que las proteínas se desnaturalicen y las vitaminas se inactiven. La desnaturalización de proteínas no es en sí misma un problema nutricional porque significa que los aminoácidos se liberan y aumenta la biodisponibilidad de la proteína.

Cocción suave

De hecho, cocinar y calentar alimentos en el microondas es una de las formas más suaves de cocinar. Las grandes ventajas de cocinar en un horno de microondas son que se hace con poca agua y que la cocción suele durar menos tiempo que, por ejemplo, la cocción y el asado en el horno convencional. 

Es importante para las vitaminas que son sensibles a la lixiviación al agua ya la oxidación. Las pérdidas de minerales dependen principalmente de la lixiviación al agua y la cocción con microondas generalmente produce pequeñas pérdidas debido a la menor cantidad de agua.

Mitos y hechos reales sobre el microondas

Analicemos a detalle todas las creencias y las precauciones que debemos tener y/o temer las personas que usamos el microondas todos los días y si vale la pena hacerlo.

¿Es peligrosa la radiación de ondas magnéticas en el horno de microondas?

No, no es peligrosa esta radiación, para que entendamos mejor, un módem de WiFi que tenemos en casa, emite más ondas electromagnéticas que un horno microondas. ¡Pero muchos de nosotros tenemos este dispositivo en nuestras habitaciones! Un horno de microondas suele estar en la cocina y no funciona todo el tiempo.

¿Es verdad que las ondas emitidas cambian la estructura de los alimentos?

No, a nivel molecular, no se produce ningún cambio. ¡Hay estudios científicos que lo avalan! La comida quemada es lo máximo de lo negativo que puede pasar. Esto se refiere a un descuido, pero no al funcionamiento propio del horno.

Por otro lado, mientras calentamos productos en el microondas, nos esforzamos por alcanzar el objetivo de acelerar su deterioro estructural. 

Por ejemplo, cuando cocinamos huevos en una estufa ordinaria, esperamos que la clara de huevo del estado líquido se convierta en sólida. O, cuando freímos carne, guisamos verduras, no tenemos miedo de que suceda algo terrible mientras cocinamos con la comida.

Comprar un microondas costoso es mejor que uno económico

No es así, lo cierto es que el alto precio está asociado a la comercialización de chips utilizados por fabricantes de marcas conocidas. Estos incluyen la funcionalidad avanzada del dispositivo, el diseño original, los colores más llamativos y los costos publicitarios. El principio de funcionamiento y la vida útil de las estufas caras y baratas es lo mismo.

Compra la opción que vaya mucho mejor con tu cocina, de hecho, el primer horno microondas pesaba más de 1.5 toneladas y tenía una altura de 1.80 m. Había hornos de un costo de más de 1.000 dólares. Actualmente los costos que tenemos en Avera son los mejores

Hay muchas creencias que aun existen en torno a éste electrodoméstico. Pero las investigaciones han demostrado que no hay una consecuencia negativa en nuestra salud, por el simple hecho de calentar nuestra cena en el horno.

Pero a pesar de las afirmaciones existentes al respecto, ¿por qué la gente sigue dividida en opiniones?

¿Por qué hay dos puntos de vista opuestos sobre cocinar en microondas?

Como ya hemos visto, las desventajas del uso de microondas son exageradas. En internet vas a encontrar muchos artículos que hablarán sobre el mismo tema, con puntos de vista y evidencia que son opuestos entre si. 

Algunos son categóricos contra los hornos microondas, otros no ven nada malo en ellos. No olvides que entre los fabricantes de estufas, hornos y hornos microondas existe una eterna lucha por las ventas. 

Por lo tanto, mucha de esa información es directamente por parte de competidores comerciales, arrojando información falsa a sabiendas.

Entonces, ¿afecta la salud el microondas o provoca cáncer?

No olvides que el horno de microondas, como todos los demás electrodomésticos, tiene su propia vida. Los fabricantes prometen al menos 6 años de trabajo de calidad. 

Para evitar que escapen los rayos magnéticos, los hornos de microondas están equipados con una carcasa resistente, vidrio grueso y una red en la puerta. De esta forma, un horno de microondas en funcionamiento no emitirá radiación. 

E incluso si los fabricantes escriben en sus instrucciones que la distancia mínima de un horno de microondas debe ser de 30 cm, no te preocupes que incluso puedes darle un abrazo y no habrá mayor riesgo.

Al paso del tiempo, la puerta del horno puede tener averías, aparecerán rayas en la malla de alambre y las microondas podrían salir hacia el exterior. 

Para prolongar la vida útil del horno y evitar “fugas” de diversos orígenes, debes seguir las normas establecidas para el uso y cuidado de este electrodoméstico. El cumplimiento de estas reglas minimiza el riesgo:

  • Los expertos no recomiendan colocar un horno de microondas cerca de un refrigerador, una lavadora, un lavavajillas o un calentador.
  • La superficie sobre la que se apoyará la unidad debe estar absolutamente nivelada.
  • No bloquees las aberturas de ventilación.

¿Cómo revisar la seguridad del microondas para reducir riesgo?

Hay varias formas efectivas de verificar si tu horno transmite radiación magnética:

Por la noche, apaga las luces de la cocina y coloca una lámpara fluorescente al lado del microondas. Si no le pasa nada a la lámpara, todo está en orden pero cuidado si ves que empieza a parpadear.

Otro signo de alerta que podría significar alteraciones en el funcionamiento del microondas es si la puerta se calienta mucho cuando lo estás usando, será una señal de fuga. 

Recomendaciones para usar correctamente tu horno de microondas

Ninguna radiación de tu horno representa una amenaza para ti pero siempre revisa lo siguiente para que haya un buen funcionamiento

  • No enciendas tu electrodoméstico sin comida dentro. Un horno de microondas puede fallar y el costo de reemplazarlo es casi igual al costo de toda la estufa.
  • No calientes alimentos en platos que contengan metal. Eso significaría la presencia de fuego.  ¿Qué tipo de recipientes recomiendan los expertos? Los especializados para hornos de microondas y los de vidrio grueso.
  • Las personas mayores con marcapasos deben mantenerse lejos del uso de microondas.
  • No debes calentar alimentos que tengan contenido líquidos debajo de la piel: tal es el caso de huevos, pepinos, tomates y cualquier fruta. Esto ocasiona una explosión espectacular y una limpieza necesaria para el interior.
  • No cubras los recipientes con tapas de plástico, saldrían volando al calentarse.
  • Para evitar que la grasa salpique debes usar cubiertas de plástico especialmente diseñadas para fines de protección.
  • Si la grasa ya se ha endurecido, no es necesario llenarlo de productos de limpieza. Hay un consejo eficaz: pon un vaso de agua durante unos minutos dentro del horno y enciéndelo. El vapor hace el trabajo, toma un paño húmedo y elimina toda la suciedad suelta en unos pocos movimientos.

¿La comida en el microondas es dañina o no? 

No tengas miedo de todas las historias de terror que puedes encontrar en Internet sabremos que la creencia popular apunta a mala reputación de un alimento cuando es cocinado en microondas.

Si los de microondas fueran realmente dañinos para nuestra salud, las empresas de fabricación habrían sido demandadas durante mucho tiempo y habrían sufrido pérdidas de miles de millones de dólares desde el inicio de la historia de este electrodoméstico. La medicina nos habría puesto ya en alerta y las pruebas en contra de éste útil aparato nunca han sido suficientes para promover el desuso.

La radiación magnética emitida por los hornos de microondas no representa un peligro. Puedes calentar productos en ellos y descongelarlos. Ciertamente no perderán sus compuestos ni producirán sustancias nocivas. 

Productos que nunca deben calentarse en el microondas

Muchas amas de casa siguen el proceso de preparación de palomitas de maíz con un error: vierten los granos en un recipiente de vidrio hondo y lo envuelven en papel de aluminio. No importa cuánto dure la manipulación, por lo general tiene consecuencias negativas. Comienza a salir humo, aparecen chispas, a veces incluso se sueltan los tapones y el microondas no funciona.

Está estrictamente prohibido calentar alimentos con papel aluminio cuando se trata de microondas. El pollo y otros ingredientes no se envuelven en él.

Los expertos generalmente no recomiendan usar un microondas para calentar alimentos para bebés. La leche materna relativamente fresca, así como las fórmulas que venden dan como resultado que dicho procesamiento pierde una parte significativa de los componentes beneficiosos y conserva solo sus propiedades nutricionales. 

¿Qué comida se puede calentar la comida en el microondas?

La verdad es que para el horno de microondas no hay imposibles, pero siempre debemos tener información sobre qué platos se recomienda calentar alimentos y qué materiales son inaceptables.

Para máxima comodidad, seguridad y conservación de los datos de sabor, los alimentos deben colocarse en productos refractarios diseñados específicamente para hornos de microondas. Además de esto, debemos recordar una serie de reglas y consejos.

Pon atención:

Es mejor calentar pizza, estofado, pasteles, pollo con una corteza dorada y alimentos con ingredientes densos (como el trigo sarraceno) sin tapa.

Al cerrar estos platos se ablandan mucho y pierden la estructura deseada.

La pizza se puede calentar en la misma caja en la que te la vendieron. Pero solo revisa que el paquete del fabricante así lo indique.

Para preparar un huevo, es mejor partirlo en un plato o mezclarlo en un bowl. Si colocas ese huevo en un horno de microondas directamente con toda la cáscara o en un recipiente con agua, las consecuencias pueden ser muy impredecibles.

Si vas a calentar espaguetis y verduras o algún tipo de puré se recomienda rociar con jugo de limón, agua, leche o vino (según el plato). De esta forma se calienta de manera más uniforme y no se pega.

Si necesitas calentar pescado o carne, como el pollo, colocamos los trozos pequeños en los bordes del plato y los grandes en el centro.

Sigue los consejos del artículo y todo irá bien. ¡Sé siempre saludable!

Carrito de compra
Scroll to Top