X
sirviendo-vino

¿Por qué tener una cava de vinos en casa?

Si eres amante del buen vino, sabes que hasta los detalles más pequeños pueden afectar su sabor y aroma. Todo importa: desde la tierra en que fue cosechada la uva, el clima que hubo ese año, cómo se hizo la cosecha, el tipo de botella y corcho, cómo se transportó a la tienda en que lo compraste… Ahora está en tus manos, depende de ti que alcance su máximo potencial, pero tanto el calor como la luz, la humedad y las vibraciones pueden echarlo a perder.

Antiguamente los amantes de los vinos podían tener su propia bodega bajo tierra con las condiciones específicas para almacenar sus botellas favoritas; pero todos sabemos que actualmente tener una bodega en casa es casi imposible para una familia común.

Por suerte la tecnología y Avera tienen soluciones prácticas para todo. Las cavas domésticas permiten conservar tus vinos, madurarlos para mejorar en sabor y complejidad, además de mantenerlos listos para degustar en cualquier momento (nunca se sabe cuándo llegará esa ocasión especial, perfecta para el descorche).

¿Qué es una cava de vinos?

Una cava de vino es una especie de refrigerador que otorga las condiciones específicas para la guarda de botellas de vino. Las cavas modernas también son conocidas como bodegas activas, ya que simulan las condiciones de una bodega natural, pero a través de diferentes tecnologías en dispositivos de menor tamaño, que, dependiendo de su tipo, podrán almacenar desde 3 a 40 botellas.

Estas bodegas activas son la perfecta opción para los fanáticos del vino, ya que ofrecen la posibilidad de almacenar en óptimo estado cualquier tipo de vino, al permitir controlar la temperatura, la humedad, la ventilación y la iluminación.

Las cavas de uso doméstico son dispositivos pequeños, funcionan de forma parecida que los refrigeradores y están fabricadas para el uso continuo; encontrarás de diferentes tamaños y diseños ideales para que vayan acorde al estilo de tu cocina o el lugar de la casa en donde quieras ubicarlas.  Si eres un enólogo aficionado, una cava de vinos será una compra de la cual no te arrepentirás.

Tipos de cavas de vino

Existen diversos tipos de bodegas activas o cavas para el almacenamiento de vinos, cada una varía en funciones y precio.

Cavas termoeléctricas

Pueden mantener temperaturas estables de hasta 5 grados, pero deben ubicarse en zonas frescas en donde no reciban luz solar para que la temperatura interior no se vea afectada por la del exterior. Son una excelente opción para tener en casa si quieres conservar tus botellas listas para descorchar, y ofrecen control de la temperatura y humedad. 

Cavas monotemperatura

Mantienen una temperatura estable que no varía por las condiciones climáticas del exterior, por lo que son ideales para usar en zonas con mucho frio o mucho calor. En general cuentan con un control de temperatura y humedad para que configures dependiendo del vino que vayas a guardar.

Cavas multitemperatura

Son las más avanzadas porque permiten regular la temperatura para almacenar distintos tipos de vinos al mismo tiempo, ya que es necesario dar una temperatura más elevada a los tintos, una menor a los blancos y una mucho más baja a los espumosos. Estas suelen tener un precio más elevado, pero son una excelente opción para los más entusiastas de la enología.

¿Qué factores tomar en cuenta para elegir una cava?

Son las más avanzadas porque permiten regular la temperatura para almacenar distintos tipos de vinos al mismo tiempo, ya que es necesario dar una temperatura más elevada a los tintos, una menor a los blancos y una mucho más baja a los espumosos. Estas suelen tener un precio más elevado, pero son una

Los factores a tomar en cuenta para encontrar la cava ideal para ti son:

·         El espacio del que dispongas en casa y el clima de tu ciudad.

·         El tipo de vinos que vas a guardar y sus necesidades de temperatura, humedad, etc.

·         La cantidad de botellas que quieras conservar. Piensa si te conviene almacenar tu colección completa o sólo estibar algunas. También, según las etiquetas que tengas, puede ser necesario que tu cava permita elegir temperaturas distintas para sus diferentes secciones.

·         El tiempo que quieras conservar los vinos (recuerda que los jóvenes sólo podrás almacenarlos durante 3 años, por ejemplo).

·         Según dónde lo ubicarás, quizá necesites un dispositivo con tecnología silenciosa.

·         Considera también tu decoración de interiores, busca una que se adapte al estilo de tu casa.

Una buena cava no sólo regula temperatura y humedad, además protege de aromas externos, provee un sistema de ventilación adecuado, evita cualquier movimiento brusco y la exposición excesiva de luz. Debe estar diseñada de manera que las botellas tengan una disposición horizontal, donde el vino quede en contacto con el corcho para que este se mantenga hidratado.

¿Se puede conservar una botella de champán en una cava de vinos?

Si eres un amante del champán de seguro te preguntarás si puedes conservar tus botellas en la misma cava de vinos. El champán es un vino espumoso que se vende en el punto exacto de maduración para ser consumido, sin embargo, muchos enólogos afirman que puede ser almacenado durante varios años sin perder su calidad y sabor. Por esto puede ser guardado en bodegas igual que otros vinos de reserva, pero al momento de guardarlo en una cava hay que tener ciertos aspectos en consideración.

Las cavas aportan la protección contra luz, ruido y vibraciones, además de ofrecer la humedad exacta para que los vinos y el champán se mantenga en óptimas condiciones. Pero la temperatura correcta para almacenar champán es más baja que la necesaria para la mayoría de los vinos. En caso de que quieras guardar las botellas para tomarlas luego, lo ideal sería guardar solo champán eligiendo una temperatura de 10 a 12 grados. Si lo que quieres es guardar una durante algunos días o semanas, no habrá problema si la colocas junto a otros vinos que se conserven bien a una temperatura similar o ligeramente más alta.

Si se trata de un champán de calidad, lo mejor será guardar la botella de forma horizontal; así podrá mantenerse hasta 2 años. En caso de vinos espumosos jóvenes, habrá que colocarlos en posición vertical y consumirlos en un plazo menor a 4 meses.

¿Por qué elegir una cava Avera?

Las de tecnología termoeléctrica, como las de Avera, ofrecen gran estabilidad. Nuestro catálogo está diseñado para ofrecer distintas opciones según las necesidades únicas de cada amante del vino. Encontrarás una ideal para ti según cuánto quieras invertir, la cantidad de botellas que quieras conservar, si requieres temperaturas individuales para las diferentes secciones, etc.

Todas nuestras cavas tienen controles digitales para seleccionar la temperatura y un diseño elegante que irá perfecto con cualquier lugar de tu casa o restaurante. Son sumamente fáciles de utilizar y no requieren instalación. En este enlace puedes conocer las que tenemos para ti. 

Si no sabes cuál es la que más te conviene, no dudes en contactarnos, con mucho gusto te ayudaremos a encontrar la tecnología ideal para tu estilo de vida.

blog cavas contenido 3 | ¿Por qué tener una cava de vinos en casa?

Saca el mayor provecho a tu cava Avera

Si te has decidido a comprar tu primera cava de vinos, tenemos unos consejos que te ayudarán a sacarle el máximo provecho y mantener tus vinos en su estado ideal.

La temperatura a configurar en tu cava deberá ser determinada por el tipo de vino que quieras almacenar. Configúrala entre una máxima de 16°C y mínima de 12°; los vinos tintos se conservan a mayor temperatura que los blancos o rosados. Si quieres guardar varios tipos en una cava termoeléctrica puedes optar por colocar los vinos tintos en los niveles superiores, los blancos en el medio y los rosados abajo, que es donde se mantiene más el frío.

Aunque la temperatura y la humedad se mantendrán bastante estables dentro de la cava, será importante colocarla en un espacio fresco, alejada del fuego de la cocina, el horno u otros electrodomésticos que generen calor.

Será importante evitar que la cava esté en contacto con la luz del sol o de frente a un foco, ya que esto puede afectar la fermentación y el sabor del vino. Así mismo, al colocar la cava en una zona con suficiente flujo de aire, evitarás que los vinos absorban malos olores, bacterias o moho.

No pases por alto los tiempos de almacenamiento del vino, ya que, incluso estando en sus condiciones de conservación ideales, puede no estar en buen estado si ha pasado más tiempo del que debería. El vino reserva o gran reserva puede guardarse hasta 15 años, un crianza unos 5 años, mientras que un vino joven deberá consumirse durante su primer año.

Finalmente, evita colocar tu cava en algún lugar propenso a las vibraciones, ya que estas afectan negativamente la conservación del vino. Si una botella es sometida a vibraciones o movimientos bruscos, se verá afectado el sabor, la suavidad e incluso el aroma del vino.

Te invitamos a explorar nuestro catálogo para que encuentres la cava perfecta para ti. Lleva tu pasión por los vinos al siguiente nivel y ten tu propia bodega en casa.

Carrito de compra
Scroll to Top