X

Visita También
Todo para ejercitarte en casa

Visita También
Todo para ejercitarte en casa

¿Cómo ahorrar gas en casa?

¿Cómo ahorrar gas en casa?

El gas es un recurso energético muy valioso y utilizado en muchos hogares. Es una de las fuentes de energía más convencionales, y aún hoy, en un mundo de avances tecnológicos, conseguimos que muchas personas prefieren utilizar este recurso, ya sea para la cocina, la calefacción o el calentador de agua. Pero, al igual que todas las fuentes de energía, siempre es importante ser ahorrativos, tanto para cuidar el medio ambiente, como para cuidar de nuestro bolsillo. ¿De qué formas podemos ahorrar gas en casa?

Existen varios métodos para ahorrar gas y supervisar nuestro consumo. Son sencillos, fáciles de aplicar diariamente y te ayudarán a establecer una rutina ahorrativa que te beneficie y reduzca la tarifa. A continuación, te explicaremos en detalle cómo realizar cada uno de ellos y de qué forma impactarán en tu consumo. 

contenido 2 2 | ¿Cómo ahorrar gas en casa?

Trucos para ahorrar gas en casa

Es normal que en un hogar encontremos al menos uno o varios equipos que funcionen a gas. Dependiendo de la cantidad de equipos, el número de personas en la familia y la temporada en que estemos, el gasto aumenta considerablemente. ¿Existe alguna forma de reducir nuestro consumo? Con los siguientes trucos podrás ahorrar gas y dinero. 

Posibles fugas

Lo primero que debemos tener en cuenta es que algunos equipos, especialmente los que ya tienen años, pueden presentar pequeñas fugas. Las conexiones se aflojan, las válvulas se dañan, o el equipo presenta fallas. Para constatar que no tenemos fugas necesitamos revisar todas las conexiones, mangueras y válvulas. Si tienes dudas, puedes preparar una mezcla de agua y jabón y aplicar un poco en las conexiones. Si hay burbujas, entonces hay una fuga que debemos atender con urgencia. 

Mantenimiento constante

El mantenimiento de tus equipos es esencial para su rendimiento eficiente. Cuando no se realiza mantenimiento, se requerirá de mayor cantidad de energía, que al final se traduce en un alto consumo de gas natural. Los calentadores y radiadores requieren de mantenimiento constante. De esta forma, no solo prolongas la vida útil del aparato, sino que también te aseguras de que trabaje de forma eficiente. 

¿Cómo ahorrar gas en la cocina?

La cocina es, sin duda, el lugar que más puede consumir gas, ya que lo usamos todos los días, y varias veces al día. Estos trucos te ayudarán a reducir el consumo:

  • En las cocinas viejas es normal que se presenten pequeñas fallas. En este caso, la mejor solución es cambiar de cocina. En el catálogo de Avera podrás encontrar diversos modelos de cocinas y parrillas a gas.
  • Utiliza ollas de material adecuado que sean conductores del calor. El acero inoxidable es unos de los materiales que esparcen rápidamente el calor, lo que significa que la cocción de los alimentos se realiza en menor tiempo y gastas menos gas.
  • Controla la temperatura y la llama. Muchos creen que tener una llama alta significa que cocinan en menor tiempo, pero esto no es cierto. Lo mejor es regular para que quede en el centro de las ollas o sartenes, así podrás cocinar sin gastar de más.
  • Procura que la flama siempre sea de color azul, esto significa que la combustión se está realizando de forma completa. Cuando es de color amarillento, significa que la entrada de aire está obstaculizada y la combustión no se hace de forma total. El mantenimiento de la entrada de aire es de suma importancia, al igual que la limpieza constante de la hornilla.
  • Si utilizas el horno, no abras la puerta mientras esté encendido. Así mantienes el calor dentro, lo cual agiliza la cocción de los alimentos. De igual forma, cuando cocines tapa la olla, así mantendrás el calor y se cocinará más rápido. 

¿Cómo ahorrar gas en invierno?

Cuando llega el invierno nuestro consumo de gas aumenta, ya que utilizamos con mayor frecuencia la calefacción y el calentador de agua. Sin embargo, podemos seguir los siguientes consejos para ahorrar lo más posible:

  • Mantén aislada tu casa. En lo posible, tapa las entradas de aire y cualquier posible rendija por donde pueda entrar el frío, tanto puertas como ventanas. De esta forma, cuando enciendas las estufas o la calefacción, el calor se mantendrá mayor tiempo sin necesidad de mantenerla encendida todo el día. De ser posible, aprovecha el sol como fuente de calor.
  • Revisa la condición de los equipos, la instalación, el termostato y las válvulas de los calefactores o calentadores de agua. A veces, estas piezas se dañan con el tiempo, y por ende no regulan la temperatura de forma adecuada. Esto hace que no exista una medida de gas eficiente, y terminas gastando más de lo debido. En caso de que tu equipo tenga más de 8 años, lo más recomendable es que lo reemplaces por completo. En nuestra tienda podrás conseguir calentadores de agua a gas de la mejor calidad.
  • Si tienes equipos que funcionan con pilotos, entonces asegúrate de realizar mantenimiento constante para que funcione de forma eficiente todo el tiempo. Tener piloto significa que el gas siempre está abierto, lo cual representa un gasto. Si no puedes cambiar de equipo, lo mejor será mantenerlos en buen estado para que tu consumo no aumente.
  • No calientes las habitaciones que no estás utilizando. Ahorrarás gas y te mantendrás siempre en el mayor confort.
  • Controla las salidas de agua caliente. Si no es necesario, no la uses. Por ejemplo, cuando laves la ropa en la lavadora, utiliza agua fría en vez de agua caliente. Además, coloca el termostato del calentador en la temperatura adecuada, no es necesario que siempre esté en el máximo nivel.
  • Reduce el tiempo de los baños. En invierno, el calentador requiere de más tiempo para calentar el agua, lo que significa que necesita más gas. Al reducir el tiempo que duras en la ducha, podrás reducir el gasto. 

Con estas recomendaciones, te aseguramos que podrás reducir tu consumo de gas y que podrás ahorrar mucho dinero, inclusive en la época de invierno. 

Carrito de compra
Scroll to Top