X
campana destacada | ¿Cómo limpiar una campana de cocina?

¿Cómo limpiar una campana de cocina?

Uno de los electrodomésticos más importantes de la cocina es la campana extractora. Este equipo nos ayuda a limpiar el aire de nuestra cocina, eliminando olores, calor, vapor, humo, gases, y grasa, haciendo que nuestro tiempo cocinando sea lo más agradable posible. Sin embargo, luego de un tiempo, es normal que nuestra campana de cocina necesite mantenimiento y limpieza, para asegurarnos que continúe trabajando correctamente. Pero, ¿por qué es importante limpiar la campana de la cocina, exactamente?

¿Por qué limpiar la campana de cocina?

Probablemente sepas que existen dos tipos de campanas. Las extractoras, y las de recirculación. Ambas tienen funciones similares, y su mayor diferencia es que la campana extractora expulsa el aire al exterior de la casa, mientras que la recirculadora devuelve el aire purificado a la cocina. 

Se puede pensar que la campana recirculadora requiere de limpieza con mayor frecuencia, pero los dos tipos necesitan de constante mantenimiento. Esto se debe a que es importante eliminar el polvo, la suciedad y grasa que existen en los filtros para que funcionen adecuadamente, y además, para evitar que entren en el motor. De esta forma, podremos asegurarnos que nuestra campana está extrayendo todo el aire que sea necesario, lo está filtrando correctamente, y que nuestro equipo nos durará por muchos años. 

En Avera queremos simplificar tu vida y hacerla más fácil. Por eso, te explicaremos cómo limpiar la campana de la cocina correctamente, los mejores trucos para hacerlo con poco esfuerzo, y recomendaciones para prolongar la vida útil de tu equipo. 

campana contenido | ¿Cómo limpiar una campana de cocina?

Paso a paso: cómo limpiar la campana de cocina

Cualquiera que sea el modelo de tu campana, deberás seguir los mismos pasos que explicamos a continuación. 

Limpiar los filtros de la campana

Sin importar qué tipo de campana tengas, todos los modelos poseen filtros, ya que estos son los encargados de retener la suciedad, la grasa, y de purificar el aire. Puedes revisar en el manual de uso de la campana cómo extraer los filtros de forma adecuada. 

Algunas campanas poseen una membrana porosa de plástico y otras utilizan un filtro metálico. En ambos casos, necesitarás ablandar la grasa primero. Un truco muy sencillo es colocar el filtro en el lavavajillas y dejarlo por un par de ciclos. Si no posees lavavajillas, puedes colocar los filtros en un balde con agua medianamente caliente y desengrasante, o cualquier otro producto de limpieza. 

Luego de unos minutos, para terminar de limpiar los filtros, puedes utilizar un paño suave para quitar cualquier suciedad que haya quedado. Para los filtros plásticos no utilices esponjas metálicas o cualquier otro material que sea rústico, ya que pueden dañar la membrana. 

Las campanas recirculadoras poseen un segundo filtro, que es el filtro de carbón activado. Esta pieza no se puede limpiar o lavar, sino simplemente absorbe las impurezas del aire y lo purifica. Según el fabricante, durará cierta cantidad de meses y luego deberás reemplazarlo por uno nuevo. Por suerte, estos no son muy costosos.

Limpiar el interior de la campana 

El interior de la campana puede ser una zona complicada de limpiar, ya que no tendrás fácil acceso a todos los rincones. Por ejemplo, es muy difícil llegar al tubo extractor y limpiarlo, pero si podemos quitar la mayor suciedad posible de las áreas visibles. Para hacer esto tenemos dos métodos. 

El primero es utilizar un spray con desengrasante o jabón y dejarlo actuar por unos minutos. Una vez se haya ablandado la grasa, podemos utilizar un trapo o esponja suave para remover la suciedad. Puedes repetir el procedimiento varias veces hasta que toda la grasa se despegue. 

El segundo método es colocar en la estufa dos ollas con una mezcla de agua, bicarbonato de sodio y vinagre blanco. Enciende la campana y déjalas hervir. El vapor, junto con los ingredientes que colocaste, ayudará a remover todas las impurezas. Luego solo debes terminar con una esponja o paño. Este método toma más tiempo, pero es igual de efectivo que el anterior. 

Limpiar el exterior de la campana

Por último, tenemos el exterior de la campana. Esta área será más fácil, y solo necesitarás de un paño y algún producto de limpieza. Primero, te recomendamos desconectar la campana para evitar algún problema con los cables y el agua. Lo segundo será verificar de qué material es tu campana, ya que de esto dependerá qué tipo de producto puedes usar. 

Si tu campana es de acero inoxidable, puedes utilizar un limpiador de metales, y te recomendamos pasar el trapo en la misma dirección para lograr un acabado brillante. En caso de que tu campana sea de vidrio, lo mejor será un limpiador de vidrios o limpiacristales. Y, si tu campana es de aluminio y plástico, puedes utilizar desengrasante en spray, o una mezcla de agua, zumo de limón y bicarbonato. 

En este paso será importante evitar mojar el control de mando, ya que la humedad y el agua pueden afectar su correcto funcionamiento. Un buen truco es cubrir previamente esta área para evitar cualquier accidente. 

¿Cada cuánto hay que limpiar la campana de cocina?

Como te mencionamos, el mantenimiento regular de las campanas es importante, ya que nos aseguramos que se mantengan en buen estado y que funcione perfectamente. Lo ideal sería que se haga una limpieza sencilla después de cocinar. Esto evitará que las impurezas y la grasa se peguen, y a largo plazo será más fácil y económico limpiarla. 

En caso de que no dispongas de tiempo para limpiar la campana extractora cada vez que cocinas, te recomendamos realizar una limpieza profunda al menos una vez al mes o una vez cada dos meses. De esta forma, podrás eliminar el polvo y la grasa sin mucho esfuerzo y con productos que ya tienes en casa. Además, también te aseguras de que tu campana se mantendrá en excelente estado, y que el aire de tu cocina y tu hogar estará completamente limpio. 

Carrito de compra
Scroll to Top